SEÑALES DE CALMA. EL ARTE DE LA SUPERVIVENCIA. Parte II

SEÑALES DE CALMA. EL ARTE DE LA SUPERVIVENCIA. Parte II

Caminar lentamente.
La alta velocidad de movimientos es vista como amenazante para muchos perros, y probablemente su reacción sea intentar detener a quien está corriendo. Esto es, en parte, un comportamiento de caza y se dispara al avistar un perro, un gato o una persona corriendo o realizando movimientos bruscos. Si quien está corriendo se dirige directamente hacia el perro, esto representa una amenaza directa y los mecanismos de defensa se ponen en marcha. Un perro que se siente inseguro se moverá lentamente. Si deseas hacer que un perro se sienta a salvo, puedes moverte lentamente para conseguirlo. Cuando veo a un perro reaccionando ante mí con una señal de calma, inmediatamente respondo moviéndome lentamente. ¿Tu perro se acerca muy lentamente cuando le llamas? Si esto ocurre, verifica tu tono de voz ¿suenas enojado o estricto? Eso puede ser suficiente para querer calmarte un poco caminando despacio ¿alguna vez te has enfadado con él cuando vino hacia ti? Entonces puede ser por eso que tu perro no confía del todo en ti. Otra razón se daría si siempre que obedeciese a tu llamada tú le pusieras la correa. Mira atentamente a tu perro la próxima vez que lo llames. ¿Hace alguna señal de calma cuando está viniendo? Si camina despacio, deberías cambiar algo en tu forma de actuar.

Mantenerse Inmóvil “Freezing”.
“Freezing” es como llamamos al comportamiento del perro de quedarse completamente inmóvil parado, sentado o echado y mantenerse en esa posición. Este comportamiento tiene su base también en la conducta de caza –cuando la presa corre, su predador ataca, cuando se frena, el predador también lo hace- lo podemos ver claramente cuando un perro persigue a un gato. Este comportamiento es además usado en varias situaciones diferentes. Cuando te enfadas, te pones agresivo y pareces amenazante, el perro generalmente se quedará inmóvil y no se moverá hasta que vuelvas a comportarte bien con él. En otras situaciones el perro se moverá muy despacio, luego se quedará inmóvil y luego volverá a moverse despacio. Muchos propietarios piensan que tienen un perro muy obediente que permanece sentado o echado, luego de una orden, completamente quieto… ¿puede estar haciendo señales de calma? Muy frecuentemente veremos a un perro detenerse y mantenerse calmo cuando alguien se le acerca. Si tu perro quiere detenerse y caminar despacio en una situación como esa, déjalo. Puede que se encuentre en una situación conflictiva con la persona o perro que está acercándose y mantenerse quieto sea su forma de calmar la situación.

Sentarse/dar la pata.
Sólo en raras ocasiones los perros dan la pata como una señal de calma, pero hay momentos en que claramente lo hacen con ese fin, sobre todo hacia otros perros. Sentarse, o una señal más fuerte aún, sentarse dando la espalda –por ejemplo a su propietario o a otro perro- tiene un efecto realmente calmante. Es bastante común ver a un perro, que quiere calmar a otro que se aproxima muy rápido, elegir esta señal. Los perros pueden también sentarse y relamerse frente a su amo, cuando éste suena muy estricto e irritado.
Caminar en curva. Esta acción es frecuentemente utilizada como señal de calma, y es la principal razón por la que muchos perros reaccionan fuertemente hacia otros perros (con ladridos explosivos y tirones de la correa) cuando son forzados a caminar directamente hacia uno de ellos. Sus instintos le dicen que es un error acercarse a alguien de ese modo –su propietario no piensa lo mismo-. El perro se vuelve ansioso y defensivo. Y nosotros conseguimos un perro que ladra, pega tirones delante de otros perros, y eventualmente, conseguimos un perro agresivo. Los perros, cuando se les da la oportunidad, se acercan entre si dibujando una curva (sobre todo si no se conocen). Esto es también lo que hacen cuando están sin correa y se les deja hacer las cosas a su manera. Permite a tu perro hacer lo mismo cuando está contigo. Mejorarás mucho la relación y confianza con él. Algunos perros necesitan realizar curvas largas para acercarse, donde otros apenas se desvían. Permite a tu perro decidir cuál es la forma adecuada y segura para él de sortear cada situación. Si ha recibido una buena socialización, sólo realizara curvas cuando el perro que va a conocer lo necesite, para no asustarlo y ser educado con él. ¡Mantén siempre la correa floja y deja que él decida! Del mismo modo cuando te acerques a conocer –sin tu perro- a otro perro, realiza una curva para aproximarte y, cuanto más ansioso, miedoso o agresivo se encuentre el perro, más profunda y lenta deberás realizar la curva.

Otras señales de calma. Hasta ahora hemos revisado las señales más comunes que realizan cada día. Pero hay muchas más, mencionaremos algunas para que puedas observarlas:
*“Smiling” (sonreír), llevando las comisuras de los labios hacia atrás y arriba, o mostrando los dientes como una sonrisa de “oreja a oreja”.
*Chasquear los labios y la lengua.
*Mover la cola. En ocasiones el movimiento de la cola, si es nervioso y rígido puede representar una señal de calma.
*Orinarse. Un perro que se orina encima, agachando y curvando su cuerpo y arrastrándose hacia su amo moviendo nerviosamente su cola, está mostrando tres claras señales de calma y también de miedo. Probablemente tirará lametones al aire y si su amo se acerca le lamerá las comisuras de su boca (“se amable conmigo, por favor”).
*Agachar ligeramente la cabeza y las orejas y alzar los ojos para mirarte como un cachorro desvalido es una señal que utilizan también algunos perros. Nadie haría daño a un perro que te mira así.
*Echarse al suelo con la barriga hacia abajo es una poderosa señal de calma (y no tiene nada que ver con sumisión)

…y hay muchas más señales que se usan, generalmente, en combinación con otras ya mencionadas. Por ejemplo, un perro puede marcar con orina un árbol, dando la espalda a quien va dirigida su señal. Esta es una clara señal para calmar, por ejemplo, a un molesto perro adolescente.

Situaciones de encuentro
Un encuentro entre dos perros que no se conocen entre sí difícilmente mostrará signos de sumisión importantes, o de lo que la gente llama “comportamientos dominantes”. Generalmente el encuentro será algo así: King y Prince se ven a 150 metros de distancia y mantienen su cabeza apuntando en la dirección del otro perro. Allí mismo empiezan a darse señales. Prince se queda quieto (Freezing) un momento y luego empieza a caminar un poco más lento, King camina lento y agacha levemente la cabeza (olisquear) mientras sigue lo que hace Prince de reojo. Cuando King está más cerca (50 metros), Prince empieza a lamerse el hocico intensamente y se gira dando un lado a King mientras empieza a olisquear el suelo. Ahora King está tan cerca (20 metros) que necesita mostrarse aún más calmo y empieza a dibujar una curva alejándose un poco de Prince –camina muy lento y empieza a lamerse el hocico también-. Prince se sienta y gira la cabeza mirando hacia la dirección opuesta a King. Ahora, los perros han leído el comportamiento del otro tan bien, que saben perfectamente que desean terminar de acercarse y saludarse desde cerca o, quizás, que el acercamiento ha sido tan intenso que prefieren dejarlo para otra ocasión y cada uno sigue su camino.

Nunca fuerces a dos perros a conocerse.
Permite que los perros usen su lenguaje para encontrarse y conocerse, esto hará que se sientan más seguros en este tipo de situaciones. A veces caminarán bastante directamente hasta encontrarse (pueden hasta correr si se sienten con la confianza de hacerlo, aunque difícilmente corran los dos al mismo tiempo). Pueden también acercarse hasta un punto que los dos encuentren seguro y luego continuar camino –ellos ya han leído muchos metros atrás las señales del otro perro y parece no estar tan claro que acercarse más sea una buena idea- no hay necesidad de llegar siempre a estar cara a cara. En Canadá, los educadores caninos que atendieron a mis lecturas, me propusieron otro nombre para las “señales de calma”: las llamaron el “lenguaje de la Paz”. Y eso es exactamente lo que es. Un lenguaje que les da la seguridad de evitar o resolver conflictos y vivir juntos de una manera pacífica. Y los perros son expertos en ello. Empieza a observar y lo verás con tus propios ojos. Mejor aún, encontrarás una manera de mejorar tus relaciones con tu perro y otros perros, simplemente porque empezarás a entender qué te están intentando comunicar. Comprenderás situaciones que antes te resultaban raras o a las que dabas otras explicaciones. Es increíblemente emocionante, a la vez que educativo.

¡Bienvenido al mundo de los perros, y al aprendizaje de todo un nuevo lenguaje!

Ir a la barra de herramientas