Cinco reglas de oro para que tu perro acabe siendo abandonado

1º ¡Sé egoísta! Cómpralo pensando sólo en ti. No pienses ni un momento en sus necesidades, lo importante son las tuyas.
Para asegurar que tu perro acabará siendo un animal abandonado es imprescindible repetir continuamente la palabra «yo».
Jamás pienses en otra felicidad que no sea la tuya, podría poner en peligro el resultado final.
No lo olvides, el egoísmo es la base del abandono. Sé egoísta y no fallarás.

2.º ¡Sé un irresponsable!
Sácalo a pasear sólo la primera semana, el resto del tiempo ni se te ocurra.
Déjalo que haga sus necesidades por toda la casa, así te asegurarás que nunca aprenda dónde debe hacerlo.
El resultado será inmediato: tus familiares y vecinos protestarán y acabarán denunciándote. Ellos servirán como el mejor soporte a tu conciencia cuando lo abandones.
Recuerda, lo abandonaste por culpa de que no lo querían, de que todos se pusieron en contra tuya, no por ti.
La irresponsabilidad es una baza fundamental.

3.º ¡Sé mala persona!
Déjalo viviendo en el balcón. En otro caso podrías encariñarte con él. Cuanto menos relación tengas, muchos mejor.
El cariño para las películas. Para ti es un objeto con cuatro patas. Nada más. Sin sentimientos ni necesidades.
Si hace frío, que se acurruque. Si hace calor, que se ase y sude.
A ti nade te afecta. Tú no eres una persona, eres una máquina de hacer daño carente de conciencia alguna.
Siendo mala persona, todo te dará igual salvo tú mismo.

4.º ¡Sé un indeseable!
Átalo. Mantenerlo sujeto le impedirá acercarse a ti.
Es imprescindible que no tengas contacto alguno con él.
Podría mancharte, dejar su olor en tu ropa. No debes permitir ningún acercamiento por su parte.
Para ti él no existe, no es nada sólo el extremo atado a una corta cadena.
Desea para él todo lo que no desees para ti. Esa es la clave.

5.º ¡Sé un mal nacido!
Si alguna vez quieres deshacerte de él, sácalo a la calle sin atar. Déjalo suelto. Así podrás provocar un accidente y acabar con su vida sin hacerlo tú directamente. -Fue un accidente -dirá todo el mundo...
Y no lo olvides que puede incluso que lo pierdas y ya no necesites abandonarlo.
Así lo habrás conseguido, el objetivo estará logrado.

Nota:
No lo olvides nunca. Si cumples estos cinco puntos, conseguirás abandonar a tu animal. Consiste en ser un mal nacido, irresponsable, egoísta, indeseables y mala persona... Y no creas, al parecer no es tan difícil, cada año se cuentan por miles los que lo consiguen.
 
Raúl Mérida.

Fuente: informacion.es